El oráculo de numeria

Posted in Actual, Bueno, Poesía on 19/07/2015 by angelrequena

PozancoEl oráculo de numeria
Víctor Pozanco
Llibres de Sinera, 1974

Muchos autores donde se encuentran bien es navegando entre las mal llamadas dos culturas y las integran en un todo coherente y creativo. El oráculo de Pozanco bebe de muchas fuentes desde la lírica clásica a la mística cabala sin renunciar a Pitágoras o Arquímedes.

Cuando redescubrí este poemario perdido en mi biblioteca no dejó de asombrarme el grupo de poetas que avalaban la Colección Ocnos en 1974: Gil de Biedma, Pere Guimferrer, Ángel González, J. A. Goytisolo, J. A. Valente y M. Vázquez Montalbán. Se corta el aliento al leerlo.

Un poema sirve de muestra: La palanca.

Pozanco2

Lilavati

Posted in Clásico, Imprescindible, Matemáticas para disfrutar, Poesía on 18/07/2015 by angelrequena

LilavatiLilavati
Bhaskaracarya
Versión española de Ángel Requena y Jesús Malia
Editorial SM. 2015

Hemos tenido la oportunidad de contribuir a la edición española de… un libro de leyenda.

Lilavati es un libro protagonizado por la belleza. Lilavati lleva la hermosura en su propio nombre: mujer bella. Asimilando la belleza femenina a la propia de la matemática, Lilavati genera una graciosa y calculada ambigüedad.

Lilavati se puede clasificar entre los manuales de divulgación que utilizan como forma el diálogo: un padre se dirige con cariño y benevolencia a su hija para desentrañarle los secretos de la matemática. Fórmula similar a las epístolas que otros grandes, como Leibniz o Euler, han utilizado cuando han tenido a su cargo la formación científica de las jóvenes ilustradas.

Un libro así genera su propia leyenda tardía. En el siglo XVI, Fyci, un poeta de la corte, recibe el encargo del emperador mongól Akbar de verter Lilavati al persa. La licencia poética está servida y su resultado será una historia deliciosa:

 El horóscopo de la hija recién nacida del maestro Bhaskará predijo que la bella niña no llegaría a disfrutar de las delicias de una boda.

Cuando Lilavati creció en modestia, inteligencia y belleza se determinó su compromiso matrimonial.
En el día que estaba fijada la celebración, Lilavati impaciente, jugaba con su vestido en el borde de la clepsidra que iba a marcar tan esperado momento. Al punto de vaciarse el estanque, una perla se desprendió. El orificio quedo obstruido y la hora propicia nunca llegó. Lilavati nunca se casó.

El padre de la desafortunada niña para su consuelo y felicidad un libro escribió que Lilavati se llamó.

Libro de la cuadratura del círculo

Posted in Clásico, Imprescindible on 14/06/2015 by angelrequena

YáhizLibro de la cuadratura del círculo
Yáhiz
Gredos, 1998

De Abu ´Utman… al-Basrí al-Yahiz (776-868) (160H-255H) se ha dicho con acierto que es el padre y maestro de la prosa árabe. Quizá Yáhiz sea el mejor divulgador del mutazilismo, el movimiento que compaginaba el dogma religioso con la razón, y del ambiente de inmensa curiosidad creativa que se crea en torno a la Casa de la Sabiduría de Bagdad.

Pese a su título, el Libro de la cuadratura del círculo no es matemático sino una irónica polémica contra un pedante erudito a la violeta al que se somete a un duro interrogatorio para desenmascararle. El escrito es un buen exponente del género adab, donde se mezclan relatos, poemas y opiniones intelectuales, religiosas y científicas.

Yáhiz, el de los ojos saltones, era mulato y las leyendas populares lo presentan poco atractivo de cuerpo, pero su energía creadora y su ironía le hicieron inmensamente admirado y conocido, hecho al que se une que fuera muy prolífico y longevo.

En estos tiempos, cuando se simplifica un fenómeno tan complejo como el Islam, resulta conveniente reproducir algunas citas de la cuadratura de Yáhiz:

Tres errores hay: yerro de los sentidos, yerro de la imaginación y yerro del juicio; todo lo cual se puede advertir, hacer saber, rectificar y corregir. El prejuicio, en cambio, es de un solo género, y su remedio está en el yugo, la prohibición, el palo y la muerte.

Desde el punto de vista matemático lo más interesante son las dos menciones y preguntas sobre la introducción de las cifras indo-arábigas y el sistema decimal. Acerca de la necesidad de los saberes se hace una referencia atribuida a Euclides:

Conozco la aritmética, domino los saberes musicales y sé la geometría. Nada queda más que la teología y la virtud moral.

Y el libro termina con insuperable dureza:

Aquellos eran buenos tiempos, no corruptos como estos: pues hoy en día, al obrar justamente, caerás en la rareza, y si te comportas con iniquidad, no serás contrario al signo de los tiempos.

Los cuentos de Canterbury

Posted in Clásico, Cuento, Imprescindible on 07/05/2015 by angelrequena

Chaucer

Los cuentos de Canterbury
Geoffrey Chaucer
Finales del siglo XIV

Chaucer se encuentra entre los poetas y novelistas con gran formación matemática, especialmente en astronomía. La obra narrativa más importante del medievo inglés, Los cuentos de Canterbury, son la muestra de esa doble pasión de Geoffrey Chaucer.

Nos interesa resaltar el cuento de El escudero pues aparecen citas de actualidad ya que estamos en el Año Internacional de la Luz y donde son mencionados Alhacén, Vitelo y Aristóteles… que… durante su vida escribieron sobre curiosos espejos y la ciencia de la óptica.

Alhacén, el Arquímedes árabe, vio su difícil obra De Aspectibus traducida al latín y Witelo es el autor de la Perspectiva que más se acercaba al alto nivel matemático de Alhacén en el estudio de las reflexiones en los espejos curvos.

En el mismo cuento Chaucer hace una invocación al díos solar Apolo que pone de manifiesto su claro conocimiento astronómico:
-Apolo, señor y dueño de toda planta, hierba, árbol y flor; tú que das, de acuerdo con tu distancia del ecuador ce¬lestial, su tiempo y estación a cada uno, mientras tu situación en la eclíptica varía de arriba abajo;

O también la alusión directa a las tablas toledanas:
Al fin encontró el momento correcto para la ejecución de su maldito y diabólico conjuro. Sacó sus recién corregidas tablas toledanas de astronomía y todo lo que necesitaba: tablas sobre el movimiento de los planetas durante periodos redondos, tablas para las subdivisiones de los periodos y longitudes para ciertas fechas que proporcionasen bases para el cálculo;

En varios cuentos aparecen alusiones a la aritmética y la geometría como elementos básicos del saber. Los Cuentos de Chaucer nos dan testimonio de que se puede ser ameno y al mismo tiempo mostrar conocimientos científicos.

El Gatopardo

Posted in Clásico, Imprescindible, Novela on 03/04/2015 by angelrequena

GatopardoEl Gatopardo
Giuseppe Tomasi di Lampedusa
Diario El País, 2003 [1958]

La gran obra sobre la decadencia de la aristocracia siciliana, personalizada en Fabricio Corbera, Príncipe de Salina, nos muestra sus estudios matemáticos y astronómicos como parte inseparable de la lucidez del si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie.

El Príncipe poseía una marcada y real inclinación por las matemáticas que le habían valido la Medalla de Oro de la Sorbona y la felicitación de Arago.

La sublime normalidad de los cielos es el contrapunto a los tiempos de cambio.

Entre estos señores [la nobleza] don Fabricio pasaba por ser un extravagante. Su interés por las matemáticas era considerado como una pecaminosa perversión.

Hasta el religioso de la familia: El padre Pirrone pensaba que el mundo debía de parecer un enorme rompecabezas a quien no supiera nada de matemáticas ni teología.

En algún momento se compara el interés astronómico con la morfina recién descubierta.

Los aspectos matemáticos son menos explícitos en la deliciosa película dirigida por Luchino Visconti  pero se insinúan.

Gattopardo 2

Hombres buenos

Posted in Bueno, Novela on 23/03/2015 by angelrequena

Hombres Buenos 2015Hombres buenos
Arturo Pérez-Reverte
Alfaguara, 2015

Arturo Pérez-Reverte ya nos había mostrado en El asedio que su narrativa no marginaba la matemática, ahora da un paso más con Hombres buenos: la figura del geómetra, del hombre de ciencia, se convierte en la gran protagonista de la época de las luces.

Dos académicos de la lengua viajan a Paris para adquirir la Enciclopedia de Diderot y D´Alembert. Los elegidos son Pedro Zárate, marino inspirado en Jorge Juan, y Hermógenes Molina, el secretario de la RAE. Una extraña alianza se forja para evitar que tengan éxito.

Don Pedro hace el viaje leyendo a Euler y en París conocerá a los matemáticos D´Alembert (anciano), Condorcet y Buffon. Newton servirá de faro.

La figura del pícaro hispano nos la encontraremos en el Abate Bringas, el personaje que acompañará a los protagonistas y les mostrará el bullicioso París. Nos cuenta la novela que años más tarde Bringas será un destacado jacobino y sufrirá la guillotina en compañía de Robespierre.

Como guinda matemática reproducimos el discurso de un académico reaccionario:

Al sinedrio filosófico que, como algunos compañeros de esta casa, pretende que en vez de padrenuestro la gente recite e, elevado a pi, más uno, igual a cero.

Es de agradecer que la fórmula de Euler aparezca en la novela. Otra cosa es el rigor. Debemos sustituir pi por la letra griega multiplicada por la unidad imaginaria i, la raíz de -1.

Euler
En todo caso, la simbología matemática no estaba todavía fijada, e y pi se usaban pero no de forma general y la utilización de i como la unidad imaginaría todavía no se había hecho nunca en ninguna publicación.

Por lo demás, la descripción del París prerrevolucionario y los debates ilustrados resultan de gran interés. Seguramente el autor se ha divertido contándonos los detalles de sus personajes, a los que hace pasar por históricos con gran aparato bibliográfico.

Théorème vivant

Posted in Biografía, Ensayo, Historia, Imprescindible, Novela on 22/02/2015 by angelrequena

Theoreme vivantThéorème vivant
Cédric Villani
Le Livre de Poche, 2012

La editorial presenta Théorème vivant como la primera novela de Cédric Villani, el brillante matemático ganador de la Medalla Fields en el año 2010 y director del Instituto Poincaré. Si novelas como el Ulises o El hombre sin atributos habían llevado el arte de la narrativa a un nivel insospechado en la primera mitad del siglo XX, ahora Villani da una vuelta de tuerca desnudando su alma y su trabajo de matemático. La ambiciosa apuesta editorial ha salido bien en Francia, tanto de crítica como de ventas, pero no será tan fácil entrar en el mercado hispanohablante con un producto tan arriesgado comercialmente.

Villani trabajó febrilmente entre el 2008 y 2010, con un joven ayudante, en un teorema de aplicación del amortiguamiento de Landau a la Ecuación de Vlasov.

El teorema necesita 180 páginas para demostrarse, ¡un monstruo!. Leyendo a Villani se comprueba que el teorema esta, en efecto, tan vivo como su autor. La novela es el diario de la gestación, correos electrónicos en inglés, la vida estimulante de Princeton, la frustración cuando Acta matemática, la prestigiosa revista, rechaza el primer borrador, la necesidad de escuchar música, las relaciones personales estimulantes y un pavoroso sentimiento de urgencia porque se acaba el tiempo.

Por la “novela” circulan Newton, Euler, Gauss, Fourier, Kolmogorov, Nash y otros muchos, a veces con curiosas anécdotas. El eje de la actividad de Villani es la Ecuación de Boltzman, y es un investigador que se encuentra cómodo, como Arquímedes, en esa mitad del camino entre la Física y la Matemática.

A la crítica no le ha importado que la obra esté repleta de lenguaje puramente matemático como integrales, operadores diferenciales de Laplace o de Hamilton, derivadas parciales y todo el sofisticado lenguaje de la matemática actual. Dice un comentarista: no hace falta saber latín para disfrutar de la misa en ut de Mozart.

Una sola fraseen español: Hasta que el cuerpo aguante. Y una lámina de Goya en su despacho: Los fusilamientos del 3 de Mayo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores