El Gatopardo

Posted in Clásico, Imprescindible, Novela on 03/04/2015 by angelrequena

GatopardoEl Gatopardo
Giuseppe Tomasi di Lampedusa
Diario El País, 2003 [1958]

La gran obra sobre la decadencia de la aristocracia siciliana, personalizada en Fabricio Corbera, Príncipe de Salina, nos muestra sus estudios matemáticos y astronómicos como parte inseparable de la lucidez del si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie.

El Príncipe poseía una marcada y real inclinación por las matemáticas que le habían valido la Medalla de Oro de la Sorbona y la felicitación de Arago.

La sublime normalidad de los cielos es el contrapunto a los tiempos de cambio.

Entre estos señores [la nobleza] don Fabricio pasaba por ser un extravagante. Su interés por las matemáticas era considerado como una pecaminosa perversión.

Hasta el religioso de la familia: El padre Pirrone pensaba que el mundo debía de parecer un enorme rompecabezas a quien no supiera nada de matemáticas ni teología.

En algún momento se compara el interés astronómico con la morfina recién descubierta.

Los aspectos matemáticos son menos explícitos en la deliciosa película dirigida por Luchino Visconti  pero se insinúan.

Gattopardo 2

Hombres buenos

Posted in Bueno, Novela on 23/03/2015 by angelrequena

Hombres Buenos 2015Hombres buenos
Arturo Pérez-Reverte
Alfaguara, 2015

Arturo Pérez-Reverte ya nos había mostrado en El asedio que su narrativa no marginaba la matemática, ahora da un paso más con Hombres buenos: la figura del geómetra, del hombre de ciencia, se convierte en la gran protagonista de la época de las luces.

Dos académicos de la lengua viajan a Paris para adquirir la Enciclopedia de Diderot y D´Alembert. Los elegidos son Pedro Zárate, marino inspirado en Jorge Juan, y Hermógenes Molina, el secretario de la RAE. Una extraña alianza se forja para evitar que tengan éxito.

Don Pedro hace el viaje leyendo a Euler y en París conocerá a los matemáticos D´Alembert (anciano), Condorcet y Buffon. Newton servirá de faro.

La figura del pícaro hispano nos la encontraremos en el Abate Bringas, el personaje que acompañará a los protagonistas y les mostrará el bullicioso París. Nos cuenta la novela que años más tarde Bringas será un destacado jacobino y sufrirá la guillotina en compañía de Robespierre.

Como guinda matemática reproducimos el discurso de un académico reaccionario:

Al sinedrio filosófico que, como algunos compañeros de esta casa, pretende que en vez de padrenuestro la gente recite e, elevado a pi, más uno, igual a cero.

Es de agradecer que la fórmula de Euler aparezca en la novela. Otra cosa es el rigor. Debemos sustituir pi por la letra griega multiplicada por la unidad imaginaria i, la raíz de -1.

Euler
En todo caso, la simbología matemática no estaba todavía fijada, e y pi se usaban pero no de forma general y la utilización de i como la unidad imaginaría todavía no se había hecho nunca en ninguna publicación.

Por lo demás, la descripción del París prerrevolucionario y los debates ilustrados resultan de gran interés. Seguramente el autor se ha divertido contándonos los detalles de sus personajes, a los que hace pasar por históricos con gran aparato bibliográfico.

Théorème vivant

Posted in Biografía, Ensayo, Historia, Imprescindible, Novela on 22/02/2015 by angelrequena

Theoreme vivantThéorème vivant
Cédric Villani
Le Livre de Poche, 2012

La editorial presenta Théorème vivant como la primera novela de Cédric Villani, el brillante matemático ganador de la Medalla Fields en el año 2010 y director del Instituto Poincaré. Si novelas como el Ulises o El hombre sin atributos habían llevado el arte de la narrativa a un nivel insospechado en la primera mitad del siglo XX, ahora Villani da una vuelta de tuerca desnudando su alma y su trabajo de matemático. La ambiciosa apuesta editorial ha salido bien en Francia, tanto de crítica como de ventas, pero no será tan fácil entrar en el mercado hispanohablante con un producto tan arriesgado comercialmente.

Villani trabajó febrilmente entre el 2008 y 2010, con un joven ayudante, en un teorema de aplicación del amortiguamiento de Landau a la Ecuación de Vlasov.

El teorema necesita 180 páginas para demostrarse, ¡un monstruo!. Leyendo a Villani se comprueba que el teorema esta, en efecto, tan vivo como su autor. La novela es el diario de la gestación, correos electrónicos en inglés, la vida estimulante de Princeton, la frustración cuando Acta matemática, la prestigiosa revista, rechaza el primer borrador, la necesidad de escuchar música, las relaciones personales estimulantes y un pavoroso sentimiento de urgencia porque se acaba el tiempo.

Por la “novela” circulan Newton, Euler, Gauss, Fourier, Kolmogorov, Nash y otros muchos, a veces con curiosas anécdotas. El eje de la actividad de Villani es la Ecuación de Boltzman, y es un investigador que se encuentra cómodo, como Arquímedes, en esa mitad del camino entre la Física y la Matemática.

A la crítica no le ha importado que la obra esté repleta de lenguaje puramente matemático como integrales, operadores diferenciales de Laplace o de Hamilton, derivadas parciales y todo el sofisticado lenguaje de la matemática actual. Dice un comentarista: no hace falta saber latín para disfrutar de la misa en ut de Mozart.

Una sola fraseen español: Hasta que el cuerpo aguante. Y una lámina de Goya en su despacho: Los fusilamientos del 3 de Mayo.

Princesas, abejas y matemáticas

Posted in Bueno, Historia, Matemáticas para disfrutar on 10/10/2014 by angelrequena

27_Abejas.qxpPrincesas, abejas y matemáticas
David Martín de Diego
CSIC- Catarata. Madrid. 2011

Hace unos días una entusiasta lectora de esta bitácora,  María José, se sorprendía de no haber encontrado una reseña de Princesa, abejas y matemáticas. Tenía razón. Vamos a enmendarlo.

El libro de David Martín es una buena muestra de cómo divulgar el encanto de las matemáticas mediante profusa utilización del recurso literario, además de hacerlo con mucha naturalidad y frescura.

Tres capítulos: dos dedicados a princesas (Dido de Tiro y “Helena”) y uno a las matemáticas abejas.

Con la desgraciada historia de los amores no correspondidos de Dido de Cartago se aborda el problema isopermétrico, tal como ya se hiciera en el precioso libro de Matemáticas y formas óptimas de Hildebrandt y Tromba.

La “Helena” de nuestro autor es muy suya y, como él dice, solo tiene en común con la de Troya su extraordinaria belleza y los dramáticos conflictos que trae consigo. Esa Helena no es otra que la cicloide.  El autor analiza cinco enfrentamientos que ponen de manifiesto que no basta sabiduría para estar vacunado de las mezquindades de la humana conditio. Es la parte más extensa y lograda aunque la última guerra, la de Newton con Leibniz, sea bastante conocida.

Señala el autor como durante milenios, recurriendo a las fuentes clásicas, no hemos dejado de maravillarnos de la sabiduría matemática de las abejas por la forma de construir sus panales. Enlazando con el problema de Dido nos volvemos a encontrar los problemas de optimización de una forma agradable y natural.

Las princesas dan mucho juego en las matemáticas y todavía hay muchos filones por terminar de explorar: la fructífera relación de Isabel de Bohemia, princesa palatina, con Descartes o la de Euler con Federica Carlota Ludovica, princesa prusiana.

Resulta muy estimable que investigadores del CSIC dediquen tiempo a la buena divulgación y exploren las grandes posibilidades que ofrecen la historia y la literatura.

The Adding Machine

Posted in Ciencia ficción, Clásico, Imprescindible, Teatro with tags on 26/09/2014 by angelrequena

Adding MachineThe Adding Machine
Elmer L. Rice
Samuel French Edition, 1922

The Adding Machine es un drama en siete actos estrenado en 1923 y que no ha perdido su vigencia como da cuenta su versión musical estrenada en 2011. La obra de Rice es considerada como la iniciación del expresionismo en Estados Unidos.

El impacto de la maquina de calcular mecánica en la vida de la gente, su rítmico sonido de engranajes no iba a pasar desapercibido. El hombre maquina, esclavo, ya ni siquiera sirve para ser explotado. Rice llega incluso a prever la creación del ordenador como fin de los tiempos, la culminación del esfuerzo humano, la super-hyper-adding machine.adding-machine-logo-

Resulta curioso que no haya traducción al español de una obra de tanto impacto, un duro alegato que no da respiro hasta su terrible final: Le diré al mundo que es un trabajo espantoso.

La versión inglesa se sigue editando a bajo precio y también se puede leer incómodamente en http://es.scribd.com/doc/25952449/Elmer-Rice-The-Adding-Machine.

La sensación de poder

Posted in Ciencia ficción, Cuento, Uso escolar on 10/08/2014 by angelrequena

Isaac_Asimov_on_ThroneLa sensación de poder
Isaac Asimov
1957

Isaac Asimov escribe muchos cuentos breves para revistas por la misma época que publica su ambiciosa saga Fundación. Los años cincuenta son los del inicio de la computadora electrónica, primero con válvulas de vacío y después con transistores.

En 1957 se estaba muy lejos de prever el impacto de los ordenadores en la vida cotidiana, por ello el relato La sensación de poder, una pesimista y apocalíptica historia, cobra mucho valor.

La aritmética elemental, que se había perdido, es redescubierta un milenio después. ¡Los seres humanos son capaces de calcular!

Quizá alguien quiera aprovechar esta narración para seguir sin usar calculadoras u ordenadores en la escuela y continuar perdiendo sus posibilidades didácticas. Quizá se equivoque.

El cuento se puede descargar y leer en el enlace:

http://www.unge.gq/ftp/biblioteca%20digital/Literatura/Issac%20Asimov/Issac%20Asimov%20-%20La%20Sensacion%20de%20Poder.pdf

La analfabeta que era un genio de los números

Posted in Actual, Bueno, Novela with tags on 01/05/2014 by angelrequena

La analfabeta-que-era-un-genio-de-los-numerosLa analfabeta que era un genio de los números
Jonas Jonasson
Salamandra. Barcelona. 2014.

La comedia irónica, y a veces ácida y perversa, tiene brillante tradición literaria: Aristófanes, Rabelais, la picaresca, Cervantes o Swift. Al final, fueron los ingleses los que dieron al humor irreverente y fresco su desenvoltura actual, desde los escritos juveniles de Jane Austen a Tom Sharpe, pasando por Oscar Wilde. Las novelas del sueco Jonasson se sitúan en esa tradición de deliciosa desmesura.

Una chica negra analfabeta, limpiadora de letrinas, en la Sudáfrica del Apartheid, es condenada a la esclavitud por un juez a causa de haber atropellado al coche de un ingeniero nuclear sudafricano borracho que circulaba por la acera por la que ella caminaba. Todo un largo divertimento, desternillante por momentos. Unas veces amable y otras durísima, la novela ha garantizado su éxito comercial.

La probabilidad de sobrevivir en un gueto de aquella racista Sudáfrica de los sesenta era baja, pero aumentaba si eras un genio de los números. Valga como muestra de las habilidades de Nombeko, la niña negra protagonista, una operación de cálculo mental clásica. No multiplicar directamente sino por diferencia:

“-A ver, noventa y cinco por noventa y dos –masculló el jefe-. ¿Dónde está la calculadora?
-Ocho mil setecientos cuarenta –dijo Nombeko.

-Bueno, verá, pienso en que noventa y cinco son cien menos cinco, y noventa y dos son cien menos ocho. Si cruzas las cifras y restas la diferencia, es decir, noventa y cinco menos ocho, y noventa y dos menos cinco, siempre dan ochenta y siete. Y cinco por ocho son cuarenta. Ochosietecuarenta. Ocho mil setecientas cuarenta.”

En efecto, lo que hace Nombeko mentalmente es:
95 x 92 = (100-5) x (100-8) = 100 (100-5-8) + 5 x 8 =
= 100 (95 -8) + 40 = 100 (92 -5) + 40 = 8740

No hay en la larga novela mucha más aritmética, algún detalle de precisión aquí y allá, pero sí mucho humor relajante.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores