Archive for the Biografía Category

La vida es matemática

Posted in Actual, Biografía, Imprescindible on 02/03/2016 by angelrequena

La vida es matemáticaLa vida es matemática
John Allen Paulos
Tusquets. 2015

El libro más literario de John Allen Paulos… y el más sentimental. El gran divulgador de las matemáticas se replantea su vida a la luz de su pasión, dando rienda suelta a sus afectos y recuerdos.

Paulos cumplió 70 años en el 2015 y nos ofrece un documento delicioso e intimista. Somos polvo de estrellas, la nada o el infinito; el autor desgrana con analogías matemáticas las múltiples bifurcaciones de una vida.

Han pasado 28 años desde que en 1988 se publicó Innumeracy, en español: El hombre anumérico. El maravilloso libro que se convirtió en un manifiesto, en un documento fundamental que expresaba los inconvenientes del analfabetismo matemático en una sociedad de ciudadanos libres. Nadie lo había expresado antes tan bien y todavía no ha sido superado.

He seguido el resto de los libros de Paulos, todos interesantes y agradables pero que no llegaban a producir el impacto del anumérico. La vida quizá no sea el mejor pero si nos hace algo más humanos.

La existencia es un recorrido. En una ciudad cuadriculada, se pueden ir a un lugar situado a ocho manzanas al norte y ocho al oeste de 12870 formas. Si todos los días fuéramos y volviéramos una vez tardaríamos más de 17 años en recorrer esas ocho manzanas. Es una de las cosas que encontramos en el libro. Resuelva el lector si en lugar de ocho manzanas, como eligió Paulos, fueran diez las que recorriéramos para ir al trabajo, ¿viviríamos lo suficiente para haber hecho todos los posibles trayectos?

Anuncios

Théorème vivant

Posted in Biografía, Ensayo, Historia, Imprescindible, Novela on 22/02/2015 by angelrequena

Theoreme vivantThéorème vivant
Cédric Villani
Le Livre de Poche, 2012

La editorial presenta Théorème vivant como la primera novela de Cédric Villani, el brillante matemático ganador de la Medalla Fields en el año 2010 y director del Instituto Poincaré. Si novelas como el Ulises o El hombre sin atributos habían llevado el arte de la narrativa a un nivel insospechado en la primera mitad del siglo XX, ahora Villani da una vuelta de tuerca desnudando su alma y su trabajo de matemático. La ambiciosa apuesta editorial ha salido bien en Francia, tanto de crítica como de ventas, pero no será tan fácil entrar en el mercado hispanohablante con un producto tan arriesgado comercialmente.

Villani trabajó febrilmente entre el 2008 y 2010, con un joven ayudante, en un teorema de aplicación del amortiguamiento de Landau a la Ecuación de Vlasov.

El teorema necesita 180 páginas para demostrarse, ¡un monstruo!. Leyendo a Villani se comprueba que el teorema esta, en efecto, tan vivo como su autor. La novela es el diario de la gestación, correos electrónicos en inglés, la vida estimulante de Princeton, la frustración cuando Acta matemática, la prestigiosa revista, rechaza el primer borrador, la necesidad de escuchar música, las relaciones personales estimulantes y un pavoroso sentimiento de urgencia porque se acaba el tiempo.

Por la “novela” circulan Newton, Euler, Gauss, Fourier, Kolmogorov, Nash y otros muchos, a veces con curiosas anécdotas. El eje de la actividad de Villani es la Ecuación de Boltzman, y es un investigador que se encuentra cómodo, como Arquímedes, en esa mitad del camino entre la Física y la Matemática.

A la crítica no le ha importado que la obra esté repleta de lenguaje puramente matemático como integrales, operadores diferenciales de Laplace o de Hamilton, derivadas parciales y todo el sofisticado lenguaje de la matemática actual. Dice un comentarista: no hace falta saber latín para disfrutar de la misa en ut de Mozart.

Una sola fraseen español: Hasta que el cuerpo aguante. Y una lámina de Goya en su despacho: Los fusilamientos del 3 de Mayo.

Autobiografía. La escritura invisible

Posted in Biografía, Imprescindible with tags , on 16/10/2013 by angelrequena

Koestler 5Autobiografía. La escritura invisible

Arthur Koestler

Alianza/Emecé, Madrid 1974.

Consuelo matemático en una cárcel de Sevilla

 A. Koestler asiste como periodista a la toma de Málaga por las tropas franquistas. La ciudad cae el 8 de febrero de 1937 y es detenido el día siguiente. Trasladado a Sevilla el13 de febrero se dictó sentencia de muerte contra él. Tras noventa y cinco días en prisión es canjeado por un rehén del gobierno republicano. Leemos el escalofriante y casi místico testimonio:

Cuando frente a la pared de aquella calle de Málaga, igualmente inerme e indefenso, volví la cabeza obedeciendo las órdenes del fotógrafo, reviví aquel trauma. Esto, junto con los otros acontecimientos del mismo día y de los tres días siguientes, en los que presencié ejecuciones en masa, por lo visto determino en mí un aflojamiento y un desplazamiento de las capas más profundas de mi psique, un ablandamiento de las resistencias y un reordenamiento de las estructuras que en forma transitoria quedaron abiertas a ese nuevo tipo de experiencias que estaba sufriendo.

Lo experimenté por primera vez un día o dos después de mi traslado a la cárcel de Sevilla. Me hallaba de pie junto a la ventana de la celda número 40 y con un trozo de alambre que había sacado de mi colchón elástico garabateaba fórmulas matemáticas en la pared. La matemática, y particularmente la geometría analítica, había sido la afición favorita de mi juventud, que luego hube de descuidar por muchos años. Trataba de recordar cómo se deducía la fórmula de la hipérbola y encontraba dificultades, luego probé con la fórmula de la elipse y de la parábola y, con gran alegría, logré deducirla. Después intenté recordar la prueba de Euclides de que el número de los números primos es infinito. Números primos son aquellos, como 3, 17, etc., que no son divisibles más que por sí mismos y por la unidad. Uno bien podía imaginar que, conforme avanzamos por la escala numérica, los números primos serían cada vez más raros, en virtud de hallarse cada vez más productos de cantidades menores, y que por último se llegaría a un número, muy elevado, que sería el número primo máximo, el último numéricamente virgen. La prueba de Euclides demuestra sencilla y elegantemente que no es así y que, por más astronómicamente elevada que sea la cifra a la que se llegue, siempre encontraremos números que no son el producto de otros más pequeños, sino que se deben por así decirlo, a una concepción inmaculada. Desde que en la escuela conocí la demostración de Euclides, ésta siempre me llenó de profunda satisfacción, más de orden estético que intelectual. Pues bien, mientras trataba de recordar la demostración y garabateaba los símbolos en la pared, me sentí invadido por el mismo hechizo.

Y entonces, por vez primera, comprendí de pronto el motivo de ese hechizo: los símbolos que escribía sobre la pared representaban uno de los raros casos en que se realiza una declaración significativa y comprensiva acerca de lo infinito por medios precisos y finitos. Lo infinito es una masa mística envuelta en una niebla, y sin embargo me era posible saber algo de lo infinito, sin perderme en ambigüedades engañosas. El significado de esto me inundó como una ola. Esa ola se había originado en una percepción interior verbal articulada que se había, empero, evaporado al punto, dejando en su onda sólo una esencia sin palabras, una fragancia de eternidad, un temblor de la flecha en el azul.

Para leer más:  (2002) En la deportación

Demasiada felicidad

Posted in Biografía, Cuento, Historia, Imprescindible on 11/10/2013 by angelrequena

demasiada-felicidad

Demasiada felicidad

Alice Munro

Editorial Lumen, 2019 (2009)

Alice Munro acaba de recibir el Premio Nobel 2013 de Literatura. La gran narradora canadiense de cuentos, como profunda indagadora de las profundidades humanas, no dejó de caer en el hechizo de Sofía Kovalevski.

Sofía fue la primera mujer que obtuvo plaza de profesora de matemáticas en una universidad, la de Estocolmo. A ella dedica Alice el gran relato que da nombre al libro. Veamos como lo cuenta la propia novelista en el apartado de Agradecimientos:

Descubrí a Sofía Kovalevski un día mientras buscaba otra cosa en la Britannica. La combinación de novelista y matemática despertó inmediatamente mi interés y empecé a leer cuanto encontraba sobre ella…

He limitado mi relato a los días que desembocaron en la muerte de Sofía, con escenas retrospectivas de su vida anterior,…

Alice Munro comienza su visión con una cita significativa de Sofía:

Muchas personas que no han estudiado matemáticas las confunden con la aritmética y las consideran una ciencia seca y árida. Lo cierto es que esta ciencia requiere mucha imaginación.

Mittag-Leifer, Poincaré y sobre todo un simpático Weirstrass forman parte del marco afectivo que refleja Munro con su habitual y admirable sencillez.

Samarcanda

Posted in Actual, Biografía, Novela on 26/10/2010 by angelrequena

Samarcanda

Amin Maalouf

Alanza editorial, 2007

La reciente concesión del premio Príncipe de Asturias al escritor libanés asentado en Francia, Amin Maalouf, es una buena oportunidad para releer a tan interesante narrador.

Situado entre oriente y occidente nos ha dejado claro en cualquier oportunidad que no desea renunciar a ninguna tradición, la cultura no se puede mutilar y de su mestizaje se obtiene nueva vida.

Samarcanda es la persecución novelada del manuscrito que contiene las Rubayat, las cuartetas atribuidas al matemático Omar Jayyám, ya comentadas anteriormente, y que son un canto a la vida de una belleza cautivadora.

La primera parte del libro está dedicada a la época de Omar, después sigue al manuscrito hasta su desaparición.

De especial interés es el retrato de Jayyám, sabio que ve pasar los grandes acontecimientos sin dejar que las convulsiones perturben su dedicación a la ciencia.

Así leemos:

¿Sabes lo que me fascina de las ciencias? Que encuentro en ellas la suprema poesía: con las matemáticas, el vértigo embriagador de los números; con la astronomía, el enigmático susurro del universo.

Memorias de Tolstoi

Posted in Biografía, Clásico, Imprescindible on 20/12/2009 by angelrequena

Memorias

León Tolstoi

Tolstoi pone de manifiesto de forma esplendida su interés por las matemáticas usándola como feliz metáfora en Guerra y paz, donde el cálculo integral es la herramienta para tratar el protagonismo colectivo. Los principales personajes: El Príncipe, Pierre o Nastacha conviven con grandes movimientos de masas. Para contemplarlos a todos hay que recurrir a la suma de los infinitésimos: la integral.

Para rastrear la formación matemática de Tolstoi  hay que adentrarse en sus memorias juveniles:

Ingresaré en la facultad de Matemáticas, y no ocultaré que si he elegido esta rama de la ciencia, ha sido tan solo por la fascinación que ejercen en mí las palabras <integrales>, <diferenciales>, <tangentes> y otras del mismo estilo.

El gran novelista no termina los estudios, pero la fascinación permanece en su obra.

Un armario lleno de sombra

Posted in Actual, Biografía, Circunstancial on 15/12/2009 by angelrequena

Un armario lleno de sombra

Antonio Gamoneda

Galaxia Gutemberg, 2009

El gran poeta Antonio Gamoneda se ha apartado algo -muy poco- de la poesía para contarnos en maravillosa prosa su infancia leonesa.

Gamoneda nos ha abierto su alma al modo de Miguel de Montaigne; ha descrito hechos, en algunos casos dolorosos y crueles. No ha querido suavizar lo dura que fue su pubertad. No ha gastado nada de moralina hipócrita. Crueldad y ternura, rudeza y sensibilidad pueden ir unidas. Lo banal deja de ser banal, y el género autobiográfico muestra que nada está agotado cuando quien escribe lo hace como Gamoneda.

¿Matemática? La visión de un escolar que termina atraído por la calle sobre su profesor de matemáticas. Un hecho circunstancial, pero no me resisto a transcribirlo:

De este curso no sacaré noticia de todos los profesores, reservándome la de alguno que siguió con nosotros para el curso siguiente. Otros van a ser deliberadamente olvidados. No será éste el caso del Padre Pablo. Era un buen profesor de matemáticas. También largaba bofetadas que eran, al parecer, dolorosas pero no demoledoras. Se masturbaba en clase por debajo de los hábitos, enrojeciendo visiblemente al acercarse al orgasmo. Yo fui tratado bien por este fraile ( dos años más tarde, cuando abandoné el colegio, trato de recuperarme) y, aunque sus masturbaciones resultaban perturbadoras, no recuerdo que metiese mano a nadie.