Archivo para octubre, 2013

Autobiografía. La escritura invisible

Posted in Biografía, Imprescindible with tags , on 16/10/2013 by angelrequena

Koestler 5Autobiografía. La escritura invisible

Arthur Koestler

Alianza/Emecé, Madrid 1974.

Consuelo matemático en una cárcel de Sevilla

 A. Koestler asiste como periodista a la toma de Málaga por las tropas franquistas. La ciudad cae el 8 de febrero de 1937 y es detenido el día siguiente. Trasladado a Sevilla el13 de febrero se dictó sentencia de muerte contra él. Tras noventa y cinco días en prisión es canjeado por un rehén del gobierno republicano. Leemos el escalofriante y casi místico testimonio:

Cuando frente a la pared de aquella calle de Málaga, igualmente inerme e indefenso, volví la cabeza obedeciendo las órdenes del fotógrafo, reviví aquel trauma. Esto, junto con los otros acontecimientos del mismo día y de los tres días siguientes, en los que presencié ejecuciones en masa, por lo visto determino en mí un aflojamiento y un desplazamiento de las capas más profundas de mi psique, un ablandamiento de las resistencias y un reordenamiento de las estructuras que en forma transitoria quedaron abiertas a ese nuevo tipo de experiencias que estaba sufriendo.

Lo experimenté por primera vez un día o dos después de mi traslado a la cárcel de Sevilla. Me hallaba de pie junto a la ventana de la celda número 40 y con un trozo de alambre que había sacado de mi colchón elástico garabateaba fórmulas matemáticas en la pared. La matemática, y particularmente la geometría analítica, había sido la afición favorita de mi juventud, que luego hube de descuidar por muchos años. Trataba de recordar cómo se deducía la fórmula de la hipérbola y encontraba dificultades, luego probé con la fórmula de la elipse y de la parábola y, con gran alegría, logré deducirla. Después intenté recordar la prueba de Euclides de que el número de los números primos es infinito. Números primos son aquellos, como 3, 17, etc., que no son divisibles más que por sí mismos y por la unidad. Uno bien podía imaginar que, conforme avanzamos por la escala numérica, los números primos serían cada vez más raros, en virtud de hallarse cada vez más productos de cantidades menores, y que por último se llegaría a un número, muy elevado, que sería el número primo máximo, el último numéricamente virgen. La prueba de Euclides demuestra sencilla y elegantemente que no es así y que, por más astronómicamente elevada que sea la cifra a la que se llegue, siempre encontraremos números que no son el producto de otros más pequeños, sino que se deben por así decirlo, a una concepción inmaculada. Desde que en la escuela conocí la demostración de Euclides, ésta siempre me llenó de profunda satisfacción, más de orden estético que intelectual. Pues bien, mientras trataba de recordar la demostración y garabateaba los símbolos en la pared, me sentí invadido por el mismo hechizo.

Y entonces, por vez primera, comprendí de pronto el motivo de ese hechizo: los símbolos que escribía sobre la pared representaban uno de los raros casos en que se realiza una declaración significativa y comprensiva acerca de lo infinito por medios precisos y finitos. Lo infinito es una masa mística envuelta en una niebla, y sin embargo me era posible saber algo de lo infinito, sin perderme en ambigüedades engañosas. El significado de esto me inundó como una ola. Esa ola se había originado en una percepción interior verbal articulada que se había, empero, evaporado al punto, dejando en su onda sólo una esencia sin palabras, una fragancia de eternidad, un temblor de la flecha en el azul.

Para leer más:  (2002) En la deportación

La búsqueda del tesoro

Posted in Actual, Bueno, Novela on 15/10/2013 by angelrequena

Camilleri - Tesoro

La búsqueda del tesoro

Andrea Camilleri

Ediciones Salamandra, 2013

 En sus orígenes la novela policíaca está muy emparentada con la matemática: rigor lógico y demostración deductiva. Los clásicos E. A. Poe y A. Conan Doyle han aparecido en esta bitácora.

Conforme la narrativa negra va tomando cuerpo, se ha ido abriendo. En muchos casos ha aumentado su compromiso y su responsabilidad social mostrando críticamente los bajos fondos, las cloacas, del mundo que nos ha tocado vivir.

Quizá debamos a Dashiell Hammett las más inquietantes y demoledoras muestras de las posibilidades de la novela  policíaca para enseñarnos la cara oculta de la sociedad. En España fue Manolo Vázquez Montalbán, se cumplen diez años de su muerte, quien hizo avanzar al género; su influencia llegó a los detectives franceses e italianos, hasta el punto que el comisario siciliano de Camilleri se llame Montalbano.

La búsqueda del tesoro, novela número 20 de la serie, es quizá una de las que mejor aúnan el humor, la poesía y la mayor crueldad. El hecho de traerla aquí no es por su enigma numérico sino por una falacia muy extendida entre jugadores.

La probabilidad de que algo ocurra no cambia con la historia anterior ya sucedida. Veamos como lo expresa Montalbano:

Estaba pasando demasiado tiempo sin que sucediera nada, y, por tanto, la probabilidad de que continuara sin suceder nada había disminuido bastante.

No solo no cabe el “por tanto” sino que la afirmación es falsa. Después de haber salido cara cien veces seguidas, la probabilidad de que salga cruz sigue siendo la misma.

Demasiada felicidad

Posted in Biografía, Cuento, Historia, Imprescindible on 11/10/2013 by angelrequena

demasiada-felicidad

Demasiada felicidad

Alice Munro

Editorial Lumen, 2019 (2009)

Alice Munro acaba de recibir el Premio Nobel 2013 de Literatura. La gran narradora canadiense de cuentos, como profunda indagadora de las profundidades humanas, no dejó de caer en el hechizo de Sofía Kovalevski.

Sofía fue la primera mujer que obtuvo plaza de profesora de matemáticas en una universidad, la de Estocolmo. A ella dedica Alice el gran relato que da nombre al libro. Veamos como lo cuenta la propia novelista en el apartado de Agradecimientos:

Descubrí a Sofía Kovalevski un día mientras buscaba otra cosa en la Britannica. La combinación de novelista y matemática despertó inmediatamente mi interés y empecé a leer cuanto encontraba sobre ella…

He limitado mi relato a los días que desembocaron en la muerte de Sofía, con escenas retrospectivas de su vida anterior,…

Alice Munro comienza su visión con una cita significativa de Sofía:

Muchas personas que no han estudiado matemáticas las confunden con la aritmética y las consideran una ciencia seca y árida. Lo cierto es que esta ciencia requiere mucha imaginación.

Mittag-Leifer, Poincaré y sobre todo un simpático Weirstrass forman parte del marco afectivo que refleja Munro con su habitual y admirable sencillez.