Archivo para mayo, 2010

El asedio

Posted in Actual, Bueno, Novela on 27/05/2010 by angelrequena

El asedio

Arturo Pérez-Reverte

Alfaguara, 2010

La última entrega del académico Pérez-Reverte tiene como protagonista la ciudad de Cádiz durante su asedio por los franceses entre 1810 y 1812. Periodo histórico de especial interés en la historia de la España moderna: ruptura con la modernización borbónica y división en el campo liberal entre afrancesados y fernandinos. Todas las españas, incluida la criolla se ven representadas en el mosaico de El asedio.

Pérez-Reverte dedica su libro al compañero de Academia José Manuel Sánchez Ron, cuya presencia se hace notar en la intriga matemática y en la figura del artillero francés, físico matemático por vocación y militar de circunstancia. Descartes, Newton, Euler, Laplace y Condorcet son citados y sirven de orientación en el Cádiz asediado.

Se da el hecho de que el capitán artillero utiliza reglas de cálculo cuando la moderna regla  industrial tiene precisamente su origen en un oficial de artillería de Metz: Amadeo Mannheim (1850). La regla de la novela está un poco adelantada.

Los eruditos a la violeta

Posted in Clásico, Historia on 16/05/2010 by angelrequena

Los eruditos a la violeta

José Cadalso

La caricatura que hace Cadalso de los arribistas del siglo XVIII, los que pretenden pasar por sabios recibiendo un curso de una semana, es una delicia. El personaje del profesor de erudición enlaza con lo mejor de la picaresca y guarda similitudes con Diego de Torres Villarroel.

La obra es breve aunque muy instructiva como fresco  de los conocimientos en el siglo de las luces en España. Así, por ejemplo, nos encontraremos  la Física en la Filosofía.

La obra completa se puede leer o descargar de la La biblioteca virtual Cervantes, de allí tomamos la introducción sin desperdicio a la lección del sábado:

Sábado. Sexta lección: Matemática

Si pedís a un matemático la definición de su facultad, empezad por pedir a Dios paciencia para que no os saque de ella la gravedad con que os ha de responder. Si le preguntáis en cuántos ramos se divide esta ciencia, no tendréis memoria para ir contando. Creo haber oído, a no sé quién; haber leído, no sé dónde; haber sabido, no sé cómo, y haber aprendido, no sé cuándo, que bajo el nombre de matemática se comprehenden una infinidad de avechuchos con nombres todos durísimos de pelar; pero en pronunciarlos bien está todo el mérito a que podéis aspirar; porque vamos claros, esto de ponerse con sus cinco sentidos a líneas y más líneas, letras y más letras, números y más números, no es para vosotros, y sería el modo de privaros de los lucimientos exteriores, que deben ser las niñas de vuestros ojos. En cualquiera de sus compendios, o diccionarios, veréis los nombres de los tratados que comprehende, que son asombrosos en cantidad, y calidad. Pero de todos estos, solo se os ofrecerá hablar con más frecuencia de los siguientes tratados.

Geometría especulativa y práctica.
Artillería.
Fortificación.
Náutica.
Arquitectura civil.
Astronomía.

 

Si vierais los tomazos en folio, que hay escritos sobre cada parte de éstas, primero que de emprender este estudio, renegaríais del padre que os engendró, de la madre que os parió, de la ama que os crió, y de la primera camisa que os pusisteis. ¿Pues qué de otra cosa, que llaman Álgebra, y es una algarabía de Luzbel, con crucecitas y rayitas dobles y sencillas, y aspas, y letras y números, y puntos? Despreciad este estudio. La gente que lo sigue, se humilla infinitamente.

La velocidad de la luz

Posted in Actual, Circunstancial, Novela on 09/05/2010 by angelrequena

La velocidad de la luz

Javier Cercas

Tusquets, 2005

Cercas sabe escribir. No sé si Cercas tiene un proyecto de largo alcance. Después de su visión renovadora de la guerra incivil española, Cercas se atreve con la guerra del Vietnam, otra gran guerra atroz, de las que dejan una huella imborrable por muchos años y con muchas secuelas.

Como en tantos otros libros, Cercas recurre a la metáfora matemática tanto para amores imposibles como para abordar la hondura, el abismo de la existencia: de los espejismos del álgebra y la geometría.