Archive for the Actual Category

De amor y de sombra

Posted in Actual, Bueno, Novela on 12/05/2016 by angelrequena

De amor y de sombraDe amor y de sombra

Isabel Allende

Círculo de Lectores, 1986.

La segunda novela de Isabel Allende, tras su espectacular encumbramiento con La casa de los espíritus, es otra historia de amor en el escenario de los crímenes de la cruenta dictadura del General Pinochet.

Un pequeño objeto se convierte en protagonista: una regla de cálculo. El profesor Leal (no conoceremos su nombre), enseñante de lengua y lógica, exiliado republicano español, solo conserva la regla de cálculo de su padre como recuerdo, a ella se agarrará en sus momentos de mayor angustia. Será la que transmitirá a su hijo protagonista cuando se disponía a cerrar el círculo: el padre parte de Teruel al exilio de Chile y medio siglo después el hijo saldrá clandestinamente de Santiago para volver a la casa familiar con vistas a Albarracín.

La regla no sirve para calcular la vida advierte el profesor pero si la novela le otorgará un valor simbólico de permanencia.

Tras el suicidio de su hijo mayor, perseguido profesionalmente por la dictadura, nos encontramos este párrafo (p. 107):

De la estación el Profesor regresó a su hogar y sin quitarse la chaqueta ni la corbata de luto, se sentó en una silla bajo el cerezo del patio, con los ojos perdidos. Tenía en sus manos su vieja regla de cálculo, único objeto salvado del naufragio de la guerra y traído a América. Siempre la tuvo cerca sobre la mesa de noche y solo permitía a los niños jugar con ella cuando deseaba premiarlos. Los tres aprendieron a usarla deslizando sus piezas para calzar los números y se negó a reemplazarla cuando fue sobrepasada por los adelantos electrónicos. Era un tubo telescópico de bronce con minúsculos números pintados en la superficie, obra de artesanos del siglo pasado.

La regla descrita no es otra que la Otis King, una “regla” cilíndrica inglesa con escala en hélice. La regla se fabricó desde 1922 a 1972. Ni era del siglo pasado (s. XIX) ni obra de artesanos: su fabricación fue industrial.

Otis King

Anuncios

Vida y época de Michael K

Posted in Actual, Bueno, Novela on 30/03/2016 by angelrequena

Vida y época e Michael KVida y época de Michael K

J.M. Coetzee

Random House Mondadori, DeBolsillo, 2006.

La literatura es un grito de libertad. La saga de escritores y escritoras que se elevaron sobre la segregación racial en África para dejarnos obras inolvidables donde compromiso humano, calidad formal y expresionismo alcanzan gran valor. El sudafricano J. M.  Coetzee es un autor imprescindible para conocer como la belleza puede servir para mostrar la dureza del mundo.

La odisea de un joven maldito, nacido con labio leporino, que busca, y casi encuentra en un país en guerra, el ideal de la filosofía griega, de la renuncia al mundo: la ataraxia. El mundo kafkiano se traslada al paisaje africano.

Algunas referencias matemáticas tienen interés. Señalamos dos. En la primera de ellas, el niño, futuro asceta del hambre, expresa su angustia con los ejercicios habituales de las matemáticas escolares:

Recordó las clases en Huis Norenius. Paralizado de miedo, miraba fijamente el problema delante de él mientras el profesor patrullaba entre las filas de pupitres contando los minutos que les quedaban para dejar los lápices y ser divididos en listos y torpes. Doce hombres se comen seis bolsas de patatas. Cada bolsa contiene seis kilos de patatas. ¿Cuál es el cociente? Se vio escribir 12, se vio escribir 6. No sabía lo que hacer con los números. Tachó los dos. Contempló la palabra «cociente». No cambió, no desapareció, no desveló su misterio. Me moriré, pensó, sin saber lo que es el cociente.

En otra parte se utilizan las habituales metáforas matemáticas:

Serás solo un dígito en la columna de las unidades al final de la guerra, cuando hagan la gran resta para calcular la diferencia, nada más. ¿Quieres ser solo uno de los muertos?

 

La vida es matemática

Posted in Actual, Biografía, Imprescindible on 02/03/2016 by angelrequena

La vida es matemáticaLa vida es matemática
John Allen Paulos
Tusquets. 2015

El libro más literario de John Allen Paulos… y el más sentimental. El gran divulgador de las matemáticas se replantea su vida a la luz de su pasión, dando rienda suelta a sus afectos y recuerdos.

Paulos cumplió 70 años en el 2015 y nos ofrece un documento delicioso e intimista. Somos polvo de estrellas, la nada o el infinito; el autor desgrana con analogías matemáticas las múltiples bifurcaciones de una vida.

Han pasado 28 años desde que en 1988 se publicó Innumeracy, en español: El hombre anumérico. El maravilloso libro que se convirtió en un manifiesto, en un documento fundamental que expresaba los inconvenientes del analfabetismo matemático en una sociedad de ciudadanos libres. Nadie lo había expresado antes tan bien y todavía no ha sido superado.

He seguido el resto de los libros de Paulos, todos interesantes y agradables pero que no llegaban a producir el impacto del anumérico. La vida quizá no sea el mejor pero si nos hace algo más humanos.

La existencia es un recorrido. En una ciudad cuadriculada, se pueden ir a un lugar situado a ocho manzanas al norte y ocho al oeste de 12870 formas. Si todos los días fuéramos y volviéramos una vez tardaríamos más de 17 años en recorrer esas ocho manzanas. Es una de las cosas que encontramos en el libro. Resuelva el lector si en lugar de ocho manzanas, como eligió Paulos, fueran diez las que recorriéramos para ir al trabajo, ¿viviríamos lo suficiente para haber hecho todos los posibles trayectos?

El oráculo de numeria

Posted in Actual, Bueno, Poesía on 19/07/2015 by angelrequena

PozancoEl oráculo de numeria
Víctor Pozanco
Llibres de Sinera, 1974

Muchos autores donde se encuentran bien es navegando entre las mal llamadas dos culturas y las integran en un todo coherente y creativo. El oráculo de Pozanco bebe de muchas fuentes desde la lírica clásica a la mística cabala sin renunciar a Pitágoras o Arquímedes.

Cuando redescubrí este poemario perdido en mi biblioteca no dejó de asombrarme el grupo de poetas que avalaban la Colección Ocnos en 1974: Gil de Biedma, Pere Guimferrer, Ángel González, J. A. Goytisolo, J. A. Valente y M. Vázquez Montalbán. Se corta el aliento al leerlo.

Un poema sirve de muestra: La palanca.

Pozanco2

La analfabeta que era un genio de los números

Posted in Actual, Bueno, Novela with tags on 01/05/2014 by angelrequena

La analfabeta-que-era-un-genio-de-los-numerosLa analfabeta que era un genio de los números
Jonas Jonasson
Salamandra. Barcelona. 2014.

La comedia irónica, y a veces ácida y perversa, tiene brillante tradición literaria: Aristófanes, Rabelais, la picaresca, Cervantes o Swift. Al final, fueron los ingleses los que dieron al humor irreverente y fresco su desenvoltura actual, desde los escritos juveniles de Jane Austen a Tom Sharpe, pasando por Oscar Wilde. Las novelas del sueco Jonasson se sitúan en esa tradición de deliciosa desmesura.

Una chica negra analfabeta, limpiadora de letrinas, en la Sudáfrica del Apartheid, es condenada a la esclavitud por un juez a causa de haber atropellado al coche de un ingeniero nuclear sudafricano borracho que circulaba por la acera por la que ella caminaba. Todo un largo divertimento, desternillante por momentos. Unas veces amable y otras durísima, la novela ha garantizado su éxito comercial.

La probabilidad de sobrevivir en un gueto de aquella racista Sudáfrica de los sesenta era baja, pero aumentaba si eras un genio de los números. Valga como muestra de las habilidades de Nombeko, la niña negra protagonista, una operación de cálculo mental clásica. No multiplicar directamente sino por diferencia:

“-A ver, noventa y cinco por noventa y dos –masculló el jefe-. ¿Dónde está la calculadora?
-Ocho mil setecientos cuarenta –dijo Nombeko.

-Bueno, verá, pienso en que noventa y cinco son cien menos cinco, y noventa y dos son cien menos ocho. Si cruzas las cifras y restas la diferencia, es decir, noventa y cinco menos ocho, y noventa y dos menos cinco, siempre dan ochenta y siete. Y cinco por ocho son cuarenta. Ochosietecuarenta. Ocho mil setecientas cuarenta.”

En efecto, lo que hace Nombeko mentalmente es:
95 x 92 = (100-5) x (100-8) = 100 (100-5-8) + 5 x 8 =
= 100 (95 -8) + 40 = 100 (92 -5) + 40 = 8740

No hay en la larga novela mucha más aritmética, algún detalle de precisión aquí y allá, pero sí mucho humor relajante.

Expediente 64

Posted in Actual, Bueno, Novela, Uso escolar on 04/04/2014 by angelrequena

Expediente 64Expediente 64
Jussi Adler-Olsen
Editorial Maeva, 2013.

La novela negra nórdica no ha renunciado al compromiso social que es ya característico de esta literatura. El danés Adler-Olsen ha querido, en su carta entrega, rendir cuentas con el pasado oscuro de su civilizado país.

Expediente 64 es una trepidante historia de sufrimientos, hipocresías y venganza. El “Departamento Q” es el encargado de los casos no resueltos y archivados. Recuperar estas historias dará pie a indagar en tiempos trágicos que todavía perviven.
Ni el comisario Carl Mörck, tampoco su ayudante sirio Assad, ni la extravagante Rose son muy aficionados a las matemáticas, pero la antipática Samantha, hija de su psicóloga/amada, es una de las matemáticas más listas del país. El hijo de esta, con solo cinco años, pone a prueba al comisario con la conocida adivinanza del 1089:

–Soy bueno en matemáticas, ¿tú también? – preguntó el chico, dirigiendo por primera vez su mirada clara hacia Carl. Podría llamársele contacto.
–Fantástico –mintió Carl.
–¿Conoces el del 1.089? –preguntó el chico. Era increíble que pudiera decir una cifra tan alta. ¿Qué edad podía tener? ¿Cinco años?
–Puede que necesites una hoja de papel, Carl – dijo Mona, sacando un cuaderno y un lápiz de un cajón del escritorio que tenía detrás.
–Bien –empezó el chico–. Piensa un número cualquiera de tres cifras, y escríbelo.
Tres cifras. ¿De dónde coño sacaba esa palabra un enano de cinco años?
Carl asintió con la cabeza, y escribió 367.
–Ahora dale la vuelta.
–¿Darle la vuelta? ¿A qué te refieres?
–Pues eso, tendrás que escribir 763, ¿no? Oye, ¿estás seguro de que no salió más masa encefálica de la que crees? –preguntó la encantadora madre del chico.
Carl escribió 763.
–Ahora resta al mayor de los dos el menor – dijo el genio de rizos rubios.
763 menos 367. Carl tapó el lápiz con la mano, para que no vieran que marcaba las que llevaba, como le enseñaron en la escuela primaria.
–¿Cuánto sale? –quiso saber Ludwig con la mirada encendida.
–Eh… 396, ¿no?
–Ahora pon el número al revés y súmalo a 396.
¿Cuánto sale?
–¿693 más 396, quieres decir? ¿Cuánto sale?
–Sí.
Carl hizo la suma mientras tapaba la maniobracon la mano.
–Sale 1.089 –respondió, tras algunos problemas con las que llevaba.
El chico echó una sonora carcajada cuando Carl alzó la cabeza. También él se dio cuenta de su expresión sorprendida.
–Ahí va la pera, Ludwig. ¿Sale siempre 1.089, empezando por cualquier número?
El chico pareció decepcionado.
–Claro, es lo que te he dicho, ¿no? Pero si empiezas, por ejemplo, por 102, después de la primera resta te quedas con 99. Entonces no hay que escribir 99, sino 099. El número siempre tiene que ser de tres cifras, recuerda.
Carl movió lentamente la cabeza arriba y abajo.

Al niño le ha faltado decir que tampoco valen los capicúas. La demostración de la adivinanza del 1089 es inmediata:
Si el número se escribe cba, siendo c>a (lo contrario daría igual, solo cambia el orden), el número y su dado la vuelta se escriben:
100c+10b+a
100a+10b+c
Al hacer la resta queda 100(c-a) + (a-c) que también podemos escribir:
100(c-a-1) +100+ (a-c); y para que queden de una cifra:
100(c-a-1) + 90 + (10 +a-c), que al darse la vuelta:
100(10+a-c) + 90 + (c-a-1) y sumando ambos resulta:
900+180+9 = 1089

 

Incendios

Posted in Actual, Imprescindible, Teatro on 25/03/2014 by angelrequena

Incendios

Incendios
Wajdi Mouawad
KRK. 2012

Se ha dicho que Wajdi Mouawad es el reinventor de la tragedia. Comparto la afirmación. Es difícil asistir a sus obras, o en su defecto leerlas, y no sobrecogerse por la presencia de la tragedia clásica.

Mouawad tiene nacionalidad canadiense pero nació en el Líbano y aunque sus orígenes sean moronitas su obra es universal y superadora de cualquier conflicto sectario.

Incendios es la segunda obra de un proyecto de tetralogía. Sin duda es su obra más conocida pues su versión cinematográfica casi obtuvo el Oscar 2011 a la mejor película extranjera.

Tanto la película como la pieza teatral no pueden dejar de aparecer en una antología matemática. La matemática es un hilo conductor de la tragedia: desentrañar el misterio de “1+1=1” se explica incluso matemáticamente por operaciones de reducción a la unidad.

La teoría de grafos para las conexiones familiares o las referencias a la soledad de quien se dedica a la matemática pura no son circunstanciales sino el epicentro del terremoto que nos hará temblar.
Lo dicho sobre la película es de aplicación a la obra teatral: la soledad del matemático puro no puede sino aproximar la soledad trágica.

Hay una figura que no aparece en el drama y si en la película: el matemático libanés que recuerda la “demostración/boutade” que hizo Euler para Diderot de la existencia de Díos.

El drama es poético en lo expresivo y la película en sus imágenes, cada uno en lo suyo y ambas imprescindibles.
Clic para ver escenas matemáticas de la película.