Un problema matemático

Un problema matemático

Samuel Taylor Coleridge

1791

Uno de los grandes del romanticismo inglés, Coleridge, se planteó reconstruir en verso Los elementos de Euclides. El poeta de la Canción del viejo marinero se quedó en la primera proposición, cuatro estrofas y 73 versos.

Lo que más nos interesa es resaltar las reflexiones que acompañan su poema, en carta dirigida a su hermano. La vamos a reproducir con traducción propia, así como la primera estrofa del poema sobre la construcción de un triángulo equilatero:

Al Rev. George Coleridge

Querido hermano,

A menudo me ha sorprendido que la Matemática, la quintaesencia de la Verdad, encuentre tan pocos admiradores y tan lánguidos. A pesar de las frecuentes y detalladas reflexiones no se me ha revelado cuál pueda ser la causa; mientras la Razón es festejada, la Imaginación hambrienta muere; la Razón gira en la lujosa vida de su Paraíso, la Imaginación se desgasta caminando en aburrido desamparo. Ayudar a la Razón mediante el estímulo de la Imaginación es el objeto de este ejercicio. Mucho objetable puede encontrarse en su ejecución. La versificación (especialmente en la introducción de la oda) puede ser acusada de excesivamente libre, pero por igual y homogéneamente me he tomado libertades en lo concerniente a la exactitud de la disquisición Matemática y a la audacia del Pindárico atrevimiento. Tres fuertes argumentos tengo para defenderme de los ataques del Criticismo: la Novedad, la Dificultad y la Utilidad del trabajo. Puedo atribuirme con justicia ser el primero que ha sacado a la ninfa Mathesis de la cueva visionaria de las ideas abstractas y provocado su unión con Harmonía. El primer nacimiento de esta Unión es lo que ahora presento a vos; en realidad con un motivo interesado – pues espero recibir la mas evaluable opinión de vuestra Musa.

Christ’s Hospital, 31 de marzo de 1791.

I

Sobre una línea finita dada

que no puede estar inclinada;

Se debe construir un Tri-

-A, N, G, U, L, O

equi-latero.

Tomemos A y B

sobre la línea dada

que no puede estar inclinada;

el gran Matemático

hace este Requerimiento

que construyamos un Tri-

ángulo Equi-

latero sobre ella.

¡Ayudadnos, Razón -ayudadnos, Ingenio!

Coleridge se equivocaba en algo fundamental: hacer matemáticas en verso era algo habitual en la cultura griega, árabe o india. En el siglo XVIII el hábito estaba casi perdido, pero seguía habiendo autores que hacían divulgación utilizando la poesía. A la matemática hecha en verso dedicaremos un trabajo próximo.

Una respuesta to “Un problema matemático”

  1. Estimado Ángel, gracias y felicidades por esta entrada y por su artículo sobre los epigramas matemáticos de la Antología Palatina. Me gustaría contactarle para pedirle (no se lo oculto) unas referencias que creo que no le costará mucho proporcionarme.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: