Los eruditos a la violeta

Los eruditos a la violeta

José Cadalso

La caricatura que hace Cadalso de los arribistas del siglo XVIII, los que pretenden pasar por sabios recibiendo un curso de una semana, es una delicia. El personaje del profesor de erudición enlaza con lo mejor de la picaresca y guarda similitudes con Diego de Torres Villarroel.

La obra es breve aunque muy instructiva como fresco  de los conocimientos en el siglo de las luces en España. Así, por ejemplo, nos encontraremos  la Física en la Filosofía.

La obra completa se puede leer o descargar de la La biblioteca virtual Cervantes, de allí tomamos la introducción sin desperdicio a la lección del sábado:

Sábado. Sexta lección: Matemática

Si pedís a un matemático la definición de su facultad, empezad por pedir a Dios paciencia para que no os saque de ella la gravedad con que os ha de responder. Si le preguntáis en cuántos ramos se divide esta ciencia, no tendréis memoria para ir contando. Creo haber oído, a no sé quién; haber leído, no sé dónde; haber sabido, no sé cómo, y haber aprendido, no sé cuándo, que bajo el nombre de matemática se comprehenden una infinidad de avechuchos con nombres todos durísimos de pelar; pero en pronunciarlos bien está todo el mérito a que podéis aspirar; porque vamos claros, esto de ponerse con sus cinco sentidos a líneas y más líneas, letras y más letras, números y más números, no es para vosotros, y sería el modo de privaros de los lucimientos exteriores, que deben ser las niñas de vuestros ojos. En cualquiera de sus compendios, o diccionarios, veréis los nombres de los tratados que comprehende, que son asombrosos en cantidad, y calidad. Pero de todos estos, solo se os ofrecerá hablar con más frecuencia de los siguientes tratados.

Geometría especulativa y práctica.
Artillería.
Fortificación.
Náutica.
Arquitectura civil.
Astronomía.

 

Si vierais los tomazos en folio, que hay escritos sobre cada parte de éstas, primero que de emprender este estudio, renegaríais del padre que os engendró, de la madre que os parió, de la ama que os crió, y de la primera camisa que os pusisteis. ¿Pues qué de otra cosa, que llaman Álgebra, y es una algarabía de Luzbel, con crucecitas y rayitas dobles y sencillas, y aspas, y letras y números, y puntos? Despreciad este estudio. La gente que lo sigue, se humilla infinitamente.

2 comentarios to “Los eruditos a la violeta”

  1. Teresa Cabarrush Says:

    jejejjeje, simpático a tope, no sé por qué me suena esto algo de la actualidad también, en una semanita ya somos unos Expertos o Sabios, no hay problem, sin saber nada soy arquitecta y presido un gabinete de nosesabequé. Está bien tomar la vida a bromas, sino no tendríamos fuerza para seguir viviendo.

    Aunque sí hay que reconocer los tomazos que asustan de verdad, no nos dejemos engañar.

  2. Teresa Cabarrush Says:

    ” Saber mucho estudiando poco”, genial, suena a Jardiel Poncela pero así es la realidad sobre todo la de ahora y la de aquellos entonces también. ¡Qué lección me toca hoy, a ver estamos a Miercoles!…divertido Señor Requena, gracias por este aire de humor. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: