El rescoldo

El rescoldo

Joaquín Leguina

Editorial Alfaguara, 2004

Reconozco cierta aprensión inicial. Es la primera novela de Leguina que leí.  Es probable que de no tener argumento matemático no hubiera leído esta tampoco. Conocía el carácter socarrón, a veces tremendamente irónico y cáustico del autor, pero ignoraba esa facultad de construir tramas rigurosas, con excelente ritmo,  y con gancho. Supere el futuro lector los recelos, y dispóngase a disfrutar de un buen argumento y una asimilación matemática de mucho interés.

La guerra incivil española es una fuente inagotable de inspiración. Tan amplia que ya había narraciones como El cero y el infinito de A  Koestler con acusada presencia matemática.

Leguina nos ofrece ahora una encomiable visión de esa edad de plata de la cultura española de los anos 20 y 30. El renacer cultural y científico del periodo se nos muestra a través del precoz matemático Jesús Vio, los cambios culturales por su prima Paquita Vio y los anhelos de liberación social por el tercer vértice del triángulo amoroso, la familia acrata Ors.

Jesús, el joven talento, estudia teoría de números en Zaragoza con Julio Pastor, en Cambridge con Lardy, y tiene por compañero y amigo al tío Petros. Esta ultima referencia de ficción nos es especialmente grata pues El tío Petros y la conjetura de Goldbach de Apostolos Doxiadis es quizá la mejor novela de fondo matemático que se haya escrito en muchos años.

No espere el lector que El Rescoldo se parezca a El tío Petros, pese a la sensibilidad de elegir el personaje: la trama que construye Leguina es intensísima, muy lejos del sosiego de la magnifica novela griega. El interés de la historia principal está garantizado hasta el final.

La presencia matemática es muy intensa y con suficiente rigor. No es simple acompañamiento. El clima de Cambridge en los años veinte es un excelente marco para unir ciencia, cambio cultural y descubrimiento personal. Hardy es cantabrigense, pero justo en esa época estaba en Oxford.

Dos enigmas nos quedan tras terminar la lectura y  resolverse la tensión del desenlace: identificar al asesor del autor y encontrar el error de la demostración del Teorema de Fermat con la que termina la novela. La ficción finaliza pero la matemática y sus aventuras continúan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: