Las benévolas

Benevolas

Las benévolas

Jonathan Littell

RBA, 2007

Littell nació en Nueva York, es francés, vive en Barcelona y ha ganado el premio de la Academia Francesa con una obra sobre las memorias de un nazi alemán.

Sobre el horror se ha escrito mucho. Littell demuestra que no era suficiente. Tras la guerra muchos dijeron que la escritura dejaba de tener sentido: ¿de qué sirve la  civilización y la cultura si no vale para frenar el odio y la brutalidad del hombre primitivo? Por lo menos la escritura nos muestra lo fácil que es volver al horror.

El campo de exterminio es pura geometría y su uso un ejercicio de cálculo económico. La racionalidad con la que se aborda el abismo es pura matemática. Leemos que: las matemáticas son muy útiles, dan perspectivas y refrescan la mente (Pág. 21).

No me resisto a transcribir un tremendo error matemático debido al uso abusivo de los porcentajes que hacemos:

Le estamos pidiendo a los húngaros 450000 toneladas de trigo, 360000 más que en 1942, es decir un incremento del ochenta por ciento (Pág. 788) (80% en lugar de 400%, mejor decir quintuplicar, los porcentajes no siempre ayudan)

La metáfora más triste: el ingeniero amante de los puentes cuyo papel en la guerra es destruirlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: