Nuestra Señora de París

notredameNuestra Señora de París

Víctor Hugo

Si en Los miserables solo hay presencia circunstancial de la matemática, en Nuestra Señora -por el contrario- es abundante, especialmente en forma de geometría y de física.

Acabamos de empezar la lectura cuándo un burgués multiplicó el peso por el cuadrado de la velocidad para adivinar su sufrimiento si le caía un espectador subido a un poste.

Los polígonos, los poliedros, los logaritmos, o Pitágoras aparecen con frecuencia tanto para el uso arquitectónico como para descripción de personajes.

Hasta hay una ingeniosa doble ley, aplicables de forma universal: la ley geométrica y la ley poética.

Hugo fue esencial en su momento para la revolución romántica, hoy apreciamos más su capacidad para conmocionarnos con su duro fustigamiento de las hipocresías y una sabia conjunción de personajes morales y amorales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: