Seraphita

HBalzac

Seraphita

Honoré de Balzac

Escrita en 1835, en plena vorágine creadora, en la época inmediatamente anterior a las grandes Eugenia Grandet y Papa Goriot, Balzac nos pone otra vez de manifiesto la vinculación del misticismo y la matemática.

Novelando la religión teosófica del místico matemático sueco Swedenborg, entonces en plena expansión, Balzac escribe un libro donde lo poético es la propia especulación mística. La acción es mínima, en el invierno de los fiordos noruegos se encuentra el clima adecuado para los viajes astrales donde el espíritu se eleva.

Para expresar la perfección del mundo angélico celeste, se recurre a las analogías matemáticas. Aparece el número como hilo conductor, la unidad creadora del resto de los números es una analogía de la potencia divina. El infinito, el de los naturales y el del continuo. La vanidad de las cosas del mundo se manifiesta en el cálculo de fluxiones. Se pone de manifiesto premonitoriamente la diferencia entre la línea recta que domina las cosas terrestres y la curva que domina las celestes.

Seraphita en su levitación mística, y reconociendo las limitaciones del lenguaje, recurre a la matemática durante el momento cumbre, cuando tiene que expresar “los misterios divinos”. Como en Platón, la matemática es la metáfora iniciática.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: