Copérnico

CopernicoCopérnico

John Banville

Edhasa, 1990

La impresionante tetralogía dedicada a la reflexión sobre la actividad científica de Banville comenzó en 1976 con Doctor Copérnico para acabar con la comentada La carta de Newton.

La edición que he leído forma parte de una colección de novela histórica del diario El País. Ha y que aclarar que estamos ante una novela donde el componente histórico es un marco que no encorseta la narración. La componente literaria es claramente dominante.

La ciencia como refugio del pensamiento, como subversión o como verdad incompleta están presentes en un marco de pasiones humanas y vanidades muy bien construido por Banville.

Como Copérnico es casi una obra de juventud es más ambiciosa -y por ello mas pesada- que La carta, pero no por ello menos interesante.

Subrayamos el momento de afirmación del autor del De revolutionubus: Yo creo en las matemáticas -murmuro-, en ninguna otra cosa.

La tetralogía nos trae un vago recuerdo a otra obra imprescindible: Los sonámbulos de Koestler, dominando en una la literatura y en la otra la historia como pasión.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: